Última hora

Los países del Magreb se comprometen con España a perseguir la apología del terrorismo

Marruecos, Argelia, Libia y Túnez se comprometen a controlar los flujos migratorios para que Europa tenga capacidad de acogida

Los ocho estados integrantes de la Conferencia de Ministros del Interior de los países del Mediterráneo Occidental (CIMO), de la que forma parte España, han firmado una declaración en Tunez por la que se establecen las líneas prioritarias de actuación en tres materias: Inmigración, protección civil y terrorismo. En este último apartado, todos los gobiernos se han comprometido a perseguir la apología del terrorismo y a cooperar en la lucha contra este fenómeno.

La declaración incorpora novedades a la actuación de países del Magreb Occidental, que son Marruecos, Argelia, Libia y Túnez. De hecho, la casi totalidad de los países europeos incluyen en sus códigos penales la figura de la exaltación del terrorismo, caso de España o Francia --países de la UE integrados en la CIMO junto a Portugal, Italia y Malta--, que ya han expulsado de su territorio a musulmanes que predicaban consignas que se apoyaban en la violencia.

Sin embargo, la cumbre ha quedado devaluada por el nivel de responsabilidad política de los asistentes. Fuentes del Ministerio del Interior informaron de que, en un primer momento, estaba prevista la asistencia del titular del Departamento, José Antonio Alonso, pero los cambios anunciados por otros países asistentes, que rebajaron el perfil político de sus representantes, hicieron que el Gobierno optase por enviar al secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, 'número dos', no obstante, del Ministerio.

Todavía en el ámbito de la lucha antiterrorista, los países ha acordado promover el intercambio de información, una colaboración bilateral y multilateral más eficaz, el rechazo a que se refugien en sus territorios los financiadores del terrorismo internacional, así como los autores de los atentados, y a intercambiar expertos y reforzar la seguridad en los transportes y en los puntos fronterizos, además de la ya citada lucha contra la apología terrorista.

España pretende atraer la cooperación de estos países para que se aproximen al clima de colaboración existente con sus socios europeos, por lo que Camacho ha propuesto la celebración en España de una reunión de altos mandos policiales que traten la lucha antiterrorisa y, en concreto, la financiación de las redes internacionales y la seguridad vía marítima.

Control de los flujos migratorios.

En materia de inmigración, la Declaración de Túnez insiste en garantizar una mejor coordinación de la gestión de los flujos migratorios para que se correspondan con la capacidad de acogida de los países receptores. Esto se verá acompañado de programas de integración social, económica, cultural y política de los inmigrantes.

De hecho, la Declaración recoge que "la lucha contra la inmigración ilegal y el tráfico de emigrantes exige una acción común y una cooperación concertada, que incluye la promoción del desarrrollo de los países y regiones de origen, así como la cooperación en el plano operativo".

Asimismo, la cumbre de Túnez, a la que ha asistido Mauritania como observador, ha acordado desarrollar un sistema de asistencia mutua que permita hacer frente a las catástrofes naturales de manera "inmediata y coordinada" y el establecimiento de un programa de prevención de catástroffes en el Mediterráneo Occidental.