Última hora

«La inmigración es un fenómeno, no un problema»

AHMED Ben Amin Alami, responsable de la Asociación de Trabajadores e Inmigrantes Marroquíes en España(ATIME), ha participado en el curso de verano de Casado del Alisal 'Convivencia, interculturalidad y educación'. El responsable de ATIME, que ya intervino el lunes en la mesa redonda sobre sociedad, religión y relaciones culturales, sustituyó ayer al periodista Ali Lmrabet, que no acudió a Palencia pese a figurar en el programa. Ben Amin Alami ofreció una ponencia sobre la libertad de expresión y el islamismo en Marruecos.

En su charla, Ahmed dejó clara la importancia de no generalizar en los aspectos relacionados con el mundo musulmán, y remarcó la necesidad de las relaciones entre España y Marruecos. «Las relaciones entre ambos paises son de amor y odio, pero son casi obligatorias, porque son vecinos eternos», argumentó.

Sobre los inmigrantes, apuntó que no hay que entender la inmigración como un problema, sino como un fenómeno. Por otro lado, comentó que las responsabilidades de los gobiernos en esta materia debe ser compartida por ambos, y debería basarse en la colaboración. El responsable de ATIME anunció que «de hecho se crearán patrullas mixtas entre Marruecos y España».

Además, comentó que Marruecos es considerado un país tercermundista y que no se le puede exigir que responda al nivel de España, que tiene más recursos, «Marruecos tiene más kilómetros de costa y menos capacidad para cubrirla, y además los argelinos y los mauritanos pasan a través de Marruecos», argumentó Ahmed.

La población musulmana del mundo se acerca a los mil millones. Ahmed explicó las diferencias entre los estudios de religión formal, que consisten en unas enseñanzas moderadas, que adaptan el Islam a las necesidades modernas, y los integrismos o estudios informales, que se dan en sectores de la población que acceden a una educación no reglada, en la que se imparten filosofías personales, que divulgan una especie de sectarismo.

En otro orden de cosas, comentó la situación y el papel de la mujer: «Los movimientos feministas en Marruecos empezaron en los años cuarenta y se ha avanzado mucho», y añadió: «No hay ningún impedimento en la participación de la mujer dentro de los grupos políticos islámicos, por ejemplo».

Asimismo, opina que occidente se equivoca al querer implantar una democracia en Marruecos. «La transición a la democracia debe hacerse con pasos lentos», explicó. El responsable de ATIME recordó el caso de Argelia. «La labor de Francia y Estados Unidos. llevó al poder a un partido extremista con un 94% de los votos y originó una guerra civil que aún no está apagada», concluyó.

No hay comentarios