Última hora

El PP lanza un test con sus ideas sobre inmigración

El PP aboga por limitar el flujo de inmigrantes y priorizar a «los que comparten con nosotros cultura y valores».

El PP quiere que el debate sobre la inmigración tenga protagonismo en esta precampaña y quiere, además, hablar claro. «Muchos lo pensamos, sólo algunos lo decidimos» es el lema de una campaña que los populares lanzarán en breve mediante la distribución de miles de dípticos. El PP se propone demostrar que comparte muchas ideas con la mayoría de ciudadanos sobre la gestión de la inmigración. De ahí que haya optado por proponer un test de 10 preguntas con las que intenta evidenciar que su política sobre extranjería está llena de sentido común.

«¿Cabemos todos?», se pregunta en el folleto. «Tenemos que adaptar la inmigración a la realidad de nuestra economía y mercado laboral. ¿No crees que Cataluña y España no pueden absorber más inmigrantes de manera ilimitada», dice el folleto. A partir de esta fórmula, los populares exponen sus planteamientos en inmigración. Abogan por cumplir la ley, por integrar en base a derechos y deberes, por priorizar «la inmigración que comparte con nosotros nuestras normas de convivencia» (derechos de la mujer) y por reforzar la seguridad expulsando a los extranjeros que delinquen sistemáticamente.

El PP también apuesta por que ni El Prat, ni los Pirineos sean la puerta de entrada de la inmigración irregular en Europa y, por tanto, por aumentar el control de las fronteras españolas.
También por regular el uso de prendas como el burka y del niqab para evitar problemas de seguridad y combatir el machismo. Asimismo, los populares son partidarios de racionalizar las políticas sociales para que las políticas de integración sean compatibles con el mantenimiento de ayudas y becas a las familias. También lanzan un mensaje de reconocimiento a todos aquellos inmigrantes que han trabajado duro y pagan sus impuestos. Y, finalmente, abogan por apuntalar impedir «que nadie demonice la exigencia del cumplimiento de la ley, de la condena del efecto llamada o del control de las fronteras».

A lo largo de esta legislatura, la inmigración ha estado en el centro de la polémica por decisiones como la varios municipios que optaron por no empadronar a los «sin papeles».

No hay comentarios