Última hora

Los sindicatos mayoritarios convocan una jornada de Huelga General

Un día después de la aprobación de la reforma laboral, que abarata y facilita los despidos, el Consejo Confederal del sindicato Comisiones Obreras (CCOO) y el Comité Confederal de la Unión General de Trabajadores (UGT) anunciaron una huelga general de 24 horas para el 29 de marzo. Será la primera medida de fuerza de este estilo contra el gobierno de Mariano Rajoy (Partido Popular), quien asumió hace poco más de dos meses, en un país con cinco millones de desocupados.

De esta manera, los dos grandes sindicatos del país anunciaron esta mañana la sexta huelga general de 24 horas de la historia de España y la segunda que se convoca a un Gobierno del Partido Popular, ya que puesto que los sindicatos recurrieron a esta medida en 2002 contra reformas laborales de José María Aznar.

Los líderes de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, respectivamente, tienen previsto realizar una conferencia conjunta para oficializar la convocatoria. Los sindicatos nacionalistas del País Vasco, Navarra y Galicia ya habían fijado la misma fecha para la primera huelga contra el gobierno de Rajoy, adelantándose a la convocatoria a nivel estatal. Ese día será la víspera de la aprobación de los Presupuestos del Estado que el gobierno anticipó que serán muy duros.
La decisión de recurrir a la huelga general en toda España viene avalada por el éxito de las manifestaciones masivas que tuvieron lugar el pasado 19 de febrero, cuando más de un millón de personas salieron a la calle en más de 50 ciudades para rechazar la reforma del mercado laboral aprobada por decreto por el gobierno español.

Rajoy defendió aquel día la reforma como "justa y necesaria para España". Antes de que la norma fuera aprobada, el jefe del Ejecutivo reconoció en Bruselas que la reforma le costaría una huelga general.

Los sindicatos habían tendido la mano al gobierno para negociar el contenido de una reforma que, según afirman, no va a solucionar el problema del desempleo sino que creará más porque da al empresario libertad para despedir a bajo costo y sin control, además de bajar los sueldos de forma unilateral, lo que dinamita las relaciones laborales de los últimos 30 años.
Tras la convalidación ayer en el Congreso del decreto-ley del gobierno por el que se aprobó la reforma, y después de presentar sus propuestas, los sindicatos esperaban que Rajoy les ofreciera abrir una negociación, algo que no sucedió.

No hay comentarios