Última hora

España simplifica la carta de invitación también para los turistas mexicanos

La visita del Rey y del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, a Brasil y a Chile ha servido, entre otras cosas, para apaciguar el malestar existente en el continente americano por las férreas condiciones de entrada que España impone a los turistas de países no comunitarios.

El pasado martes, el Gobierno español firmó la paz diplomática con el brasileño poniendo fin a la llamada 'crisis de las deportaciones' -que durante un lustro viene afectando a las relaciones de ambos países- al simplificar la carta de invitación que hasta ahora se exigía a todo aquel que viniera a nuestro país de vacaciones y no fuera a un hotel.

Pero había otros países, como México, que también estaban molestos porque España inadmitía en sus aeropuertos a muchos de sus turistas de una forma un tanto arbitraria. Así que, para que no exista agravio comparativo, ha decidido suavizar los requisitos de entrada también para los turistas de este país.

García-Margallo ha aprovechado su visita a la IV Cumbre de Jefes de Estado de la Alianza del Pacífico para mantener un encuentro con su homóloga, la secretaria de Relaciones Exteriores de los Estados Unidos Mexicanos, la canciller Patricia Espinosa, en el que se ha abordado "la preocupación por los casos de ciudadanos mexicanos que sean inadmitidos en los aeropuertos de Barajas y El Prat".

En un comunicado conjunto emitido esta mañana por los gobiernos de ambos países, se expresa que "los turistas mexicanos que viajan a territorio español son altamente apreciados y bienvenidos" y que ambos gobiernos "reiteran su firme voluntad de encontrar una solución satisfactoria a los problemas que hayan podido producirse y que contribuyen a facilitar la entrada y tránsito de los turistas mexicanos, eliminando los eventuales casos de inadmisiones no cualificadas".

Por eso, han decidido reunirse antes de que termine el mes de junio para "aclarar" y "flexibilizar" los requisitos de entrada en España. En concreto, han acordado "simplificar los requisitos relativos a la carta de invitación", como ha ocurrido en el caso de Brasil.

Hasta ahora, la llamada carta de invitación consistía en un enrevesado dossier en el que la persona que invitaba a su casa al turista extranjero tenía que aportar todo tipo de documentación, como su declaración de la renta, la escritura de la vivienda o un informe del presidente de la comunidad de propietarios del edificio entre otras cosas.

Con los ciudadanos brasileños -y previsiblemente con los mexicanos- bastará con que el turista diga el nombre de su anfitrión y su domicilio, sin tener que dar más datos o información.

Fuente: elmundo.es

"Para entender el capitalismo. Algunos conceptos previos"
Marta Harnecker - 05-06-2012 - Javier Biardeau R.

No hay comentarios