Última hora

Una decena de inmigrantes muertos al tratar de pasar a nado a Ceuta

Una decena de inmigrantes ha fallecido en aguas próximas a Ceuta, según la Delegación del Gobierno de la ciudad autónoma, que todavía no tiene confirmada la cifra exacta de víctimas mortales. Las autoridades marroquíes han recuperado ocho cuerpos -los de siete hombres y una mujer-. Cuatro de ellos habrían fallecido por aplastamiento, según la información procedente de Marruecos con la que trabajan las autoridades españolas, mientras que otros cuatro han sido hallados ahogados en el agua y "a pocos metros de la orilla". Se trata de uno de los asaltos masivos más trágicos desde que se producen estas avalanchas.

El suceso se produjo cuando trataban de bordear a nado el espigón que separa Ceuta de la frontera con Marruecos. Esta zona, El Tarajal, es el único paso habilitado para el tránsito entre Ceuta y el reino alauí, y a la playa del mismo nombre y se puede cruzar a pie cuando la marea está baja. Unos 400 inmigrantes han intentado sin éxito entrar en territorio español entre las siete y las ocho de la mañana, pero se han visto frenados por agentes de la Marina Real de Marruecos, que han contenido a los subsaharianos en la orilla, sin que ninguno lograra franquear el espigón fronterizo. Se trata del primer gran intento de cruzar la frontera de este año.
Los inmigrantes se dividieron en varios grupos; de modo que, muchos de ellos intentaron entrar a la carrera por la frontera, mientras que otros se lanzaron al agua a la desesperada para huir de los agentes marroquíes.

El servicio marítimo de la Guardia Civil rastrea las aguas de las inmediaciones del lugar donde se ha producido el suceso en búsqueda de más víctimas.
El pleno de la Asamblea de Ceuta, formado por PP, PSOE y Caballas, ha guardado a las nueve y media de la mañana un minuto de silencio ya programado en memoria de las víctimas del Holocausto. El presidente de la Ciudad, Juan Vivas, ha sumado a ese homenaje a los "ocho subsaharianos" fallecidos que en ese momento se habían contabilizado. También ha provocado la respuesta de otras organizaciones como la Red Acoge, que ha lamentado estos hechos. "Ni cuchillas en la valla, ni prolongación del espigón, nada evita que una persona huya de las violaciones de derechos humanos", ha señalado la directora de Red Acoge, Mónica García.

Las fuerzas marroquíes continúan buscando más cuerpos en el mar, mientras la Guardia Civil mantiene la vigilancia en las inmediaciones de la frontera con una lancha del Servicio Marítimo. En la playa ceutí del Tarajal, la más cercana a la frontera, no se ha encontrado ningún cadáver.
Las reacciones no han tardado en surgir. El delegado del Gobierno en Ceuta, Francisco Antonio González, ha lamentado el incidente, que ha calificado como un "drama humano", y ha recordado que unos mil subsaharianos esperan en el entorno fronterizo de Ceuta para entrar de forma clandestina en la ciudad, según ha informado Efe. González ha anunciado una comparecencia este jueves por la tarde para dar más detalles de esta tragedia.

El salto de tantos inmigrantes intentando huir del infierno que azota a su país, para buscar una oportunidad en el continente europeo, ha sido y seguirá siendo uno de los grandes retos para los distintos Gobiernos involucrados. Un problema que no han logrado resolver. La tragedia de este jueves es un ejemplo de ello. El secretario de Organización del PSOE, Óscar López, ha lamentado el fallecimiento de estos varios inmigrantes, y ha expresado su deseo de que "nunca más vuelva a ocurrir". En una rueda de prensa en Ferraz, López ha trasladado las condolencias de su partido a los familiares de estos inmigrantes. Preguntado por qué medidas propone el PSOE para atajar situaciones como esta, el secretario ha explicado que la política de inmigración de los socialistas "es conocida" y "no hay nada nuevo al respecto".

Por su parte, el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, también ha lamentado la muerte de los inmigrantes subsaharianos, desde Polonia donde se encuentra junto con los responsables de Interior de los países más grandes de la UE y junto a Estados Unidos. El ministro ha atribuido el aumento de la presión sobre las ciudades españolas norteafricanas a los avances en la lucha contra la inmigración ilegal por vía marítima: "Se cierra una vía de acceso y se abre otra, lo que genera que la presión de la inmigración ilegal sobre Ceuta y Melilla se haya intensificado".

Fernández Díaz ha subrayado que la colaboración de las autoridades marroquíes en la lucha contra la inmigración ilegal "es extraordinaria, aunque eso no impide que se produzcan situaciones como la vivida hoy".
ELPAIS

No hay comentarios